Más temas

¿Cómo saber si eres una mujer malévola?

¿Cómo saber si eres una mujer malévola?

A veces solemos recurrir a ciertos "métodos" para castigar o molestar a los hombres: ...

18 curiosidades del cuerpo

18 curiosidades del cuerpo

1. Si te pica la garganta, ráscate el oído: Aunque pueda parecer estúpido, funciona...

¿Qué hacer con los jeans gastados?

¿Qué hacer con los jeans gastados?

No los tires! mira todo lo que puedes hacer con ellos:

Transforma tus defectos en atributos perfectos:

sácale partido a tus defectos
Dicen que la belleza es la suma de muchas imperfecciones. Así que en lugar de odiar tu nariz aguileña o la forma de tus ojos, transfórmalos en tu punto fuerte. Tranquila, te decimos cómo hacerlo.
Labios finos, pero sexys
•A pesar de que son legión las que se empeñan en exhibir unos labios gruesos y, en la mayoría de los casos, antiestéticos, también hay quienes aceptan sin complejos que su boca no cumple con los cánones de belleza de hoy. Así que realza el glamour y la sutileza de tus labios finos.
•Potencia. La luminosidad de la tez y luce una piel fresca que será el centro de atención, dejando los labios en un segundo plano. Para conseguirla, después de aplicarte tu hidratante, trabaja el fondo de maquillaje en un tono exacto al de tu piel. Para terminar, ponte un toque de rubor sobre la parte superior de los pómulos.
•Corrige. Frente al espejo, haz una mueca hinchando los labios y rediseña su contorno con un perfilador de tono nude. Dibuja una línea muy fina, por la parte exterior, insistiendo en el arco de cupido, el pico central del labio superior. Después, los rellenas con un pincel para que te dure más tiempo el maquillaje, aplicas un tono más claro en el centro del labio superior y, por último, un toque de gloss en el centro del inferior. Conseguirás que parezcan más carnosos. Eso sí, evita los tonos oscuros porque afinan la boca. En cambio, apuesta por los nude, con un toque de brillo: duplican el efecto de volumen.
Ojos caídos, pero no tristes
•Y es que el simple hecho de que el extremo del ojo descienda un milímetro es más que suficiente para que la mirada se entristezca ¿La solución? Un simple trazo con un lápiz de ojos obra el milagro de elevarlos para que la mirada recupere su chispa y vivacidad.
•Potencia. Focaliza la atención en los labios. Atrévete con los fucsias, los rojos o los tonos ciruela, que son tendencia esta temporada. También puedes optar por los brillos que dan un toque sensual.
•Corrige. Hay que borrar de tu mirada esa expresión triste. Dibuja, con el delineador de ojos, un trazo que se eleve hacia la sien, desde la esquina externa del ojo, y verás cómo cambia tu aspecto. Antes de aplicar la máscara, solo en las pestañas superiores, acentúa la curva con un rizador. Y para las ocasiones especiales, ponte un grupo de pestañas postizas en el exterior del ojo y conseguirás esa forma almendrada tan bonita.
•Tu corte de pelo. Libera las sienes al máximo. ¿Pelo largo? Hazte mejor una cola de caballo o un moño. En caso contrario, apuesta por un corte cuadrado de media longitud, degradado. Eso sí, dale movimiento, dibujando la raya en el lado y, por qué no, en zig-zag.
Una nariz con personalidad
•Piensa en Barbara Streisand, Sarah Jessica Parker o Rossy de Palma. Ahí las tienes a todas, que se han resistido a pasar por el quirófano y han convertido su apéndice en un distintivo de belleza y carácter.
•Potencia. Centra la atención en los ojos y mantén las cejas, bien peinadas, hacia arriba. Aplica sobre los párpados una sombra suave en tono naranja, o beige y, para terminar, usa y abusa de la máscara de pestañas para acentuar e intensificar la mirada. Al elegir las gafas, tanto de ver como de sol, opta por las monturas con un puente bajo y largo.
•Corrige. Después de ponerte tu base habitual, Roberto Siguero, maquillador de Lancôme, te aconseja que apliques, a ambos lados de la nariz, un fondo de maquillaje más oscuro para estrecharla ópticamente y un poquito en la punta para acortarla. Pero si tu nariz es ancha como la de Jennifer Lopez y quieres afinarla, ponte un polvo muy claro sobre el hueso del tabique nasal, y otro más oscuro y mate, justo en los laterales.
•Tu corte de pelo. Lo mejor es dejar libre la línea de la frente y las mejillas, aumentando el volumen en la parte superior de la cabeza y dejar un poco de longitud, hasta las puntas, para que la base de la cara se enmarque. Michel Meyer te recomienda que, además, evites los flequillos. Las rayas al medio funcionan muy bien si tienes los pómulos acentuados y, si la ocasión lo requiere, apuesta por los moños y evita un cráneo plano.
El cuello corto se estiliza
•Estira el cuello y la cabeza hasta el infinito, como si un hilo imaginario estuviera tirándote constantemente desde el cielo.
•Rectifica tu postura. Aprieta los glúteos, mete la tripa, baja los hombros y proyecta la cabeza ligeramente hacia atrás, como si quisiera volver al mentón. Y a la hora de andar, la alineación de la columna debe ser perfecta. Recuerda que debes caminar con los codos y las palmas de la mano en la parte posterior de la espalda, intentando juntar los omóplatos. Así, no solo sacarás pecho, sino que automáticamente estirarás el cuello y mantendrás la cabeza alta.
•Te favorecen. Los escotes en forma de V y los collares, cuanto más largos, mejor. Las gargantillas muy pegadas al cuello y especialmente las de muchas vueltas o muy anchas son perfectas para las mujeres jirafa –que no es tu caso– así que no caigas en la tentación por mucho que te gusten.
•Tu corte de pelo. Cristina Cebado, de los Salones de peluquería Cebado, recomienda a quienes tienen el cuello corto que "eviten los cabellos largos o medios porque todavía lo acortarán más". Sus dos propuestas:
•Corto: solo apto para las más atrevidas, nada mejor que un cabello muy corto, con la nuca en pico y jugando con los largos de patillas y flequillo.
•Medio-corto: la media melena a ras de mandíbula, ligeramente más larga por la zona posterior de la nuca.
Fuente: Hoymujer
Dicen que la belleza es la suma de muchas imperfecciones. Así que en lugar de odiar tu nariz aguileña o la forma de tus ojos, transfórmalos en tu punto fuerte. Tranquila, te decimos cómo hacerlo:

Labios finos, pero sexys

• A pesar de que son legión las que se empeñan en exhibir unos labios gruesos y, en la mayoría de los casos, antiestéticos, también hay quienes aceptan sin complejos que su boca no cumple con los cánones de belleza de hoy. Así que realza el glamour y la sutileza de tus labios finos. 

• Potencia: La luminosidad de la tez y luce una piel fresca que será el centro de atención, dejando los labios en un segundo plano. Para conseguirla, después de aplicarte tu hidratante, trabaja el fondo de maquillaje en un tono exacto al de tu piel. Para terminar, ponte un toque de rubor sobre la parte superior de los pómulos. 

• Corrige: Frente al espejo, haz una mueca hinchando los labios y rediseña su contorno con un perfilador de tono nude. Dibuja una línea muy fina, por la parte exterior, insistiendo en el arco de cupido, el pico central del labio superior.

Después, los rellenas con un pincel para que te dure más tiempo el maquillaje, aplicas un tono más claro en el centro del labio superior y, por último, un toque de gloss en el centro del inferior. Conseguirás que parezcan más carnosos.

Eso sí, evita los tonos oscuros porque afinan la boca. En cambio, apuesta por los nude, con un toque de brillo: duplican el efecto de volumen. 

Ojos caídos, pero no tristes

potencia tus defectos• Y es que el simple hecho de que el extremo del ojo descienda un milímetro es más que suficiente para que la mirada se entristezca ¿La solución? Un simple trazo con un lápiz de ojos obra el milagro de elevarlos para que la mirada recupere su chispa y vivacidad. 

Potencia: Focaliza la atención en los labios. Atrévete con los fucsias, los rojos o los tonos ciruela, que son tendencia esta temporada. También puedes optar por los brillos que dan un toque sensual. 

Corrige. Hay que borrar de tu mirada esa expresión triste. Dibuja, con el delineador de ojos, un trazo que se eleve hacia la sien, desde la esquina externa del ojo, y verás cómo cambia tu aspecto. Antes de aplicar la máscara, solo en las pestañas superiores, acentúa la curva con un rizador.

Y para las ocasiones especiales, ponte un grupo de pestañas postizas en el exterior del ojo y conseguirás esa forma almendrada tan bonita. 

Tu corte de pelo. Libera las sienes al máximo. ¿Pelo largo? Hazte mejor una cola de caballo o un moño. En caso contrario, apuesta por un corte cuadrado de media longitud, degradado. Eso sí, dale movimiento, dibujando la raya en el lado y, por qué no, en zig-zag.


Una nariz con personalidad

potencia tus defectosPiensa en Barbara Streisand, Sarah Jessica Parker o Rossy de Palma. Ahí las tienes a todas, que se han resistido a pasar por el quirófano y han convertido su apéndice en un distintivo de belleza y carácter. 

Potencia: Centra la atención en los ojos y mantén las cejas, bien peinadas, hacia arriba. Aplica sobre los párpados una sombra suave en tono naranja, o beige y, para terminar, usa y abusa de la máscara de pestañas para acentuar e intensificar la mirada.

Al elegir las gafas, tanto de ver como de sol, opta por las monturas con un puente bajo y largo.

Corrige: Después de ponerte tu base habitual, Roberto Siguero, maquillador de Lancôme, te aconseja que apliques, a ambos lados de la nariz, un fondo de maquillaje más oscuro para estrecharla ópticamente y un poquito en la punta para acortarla. Pero si tu nariz es ancha como la de Jennifer Lopez y quieres afinarla, ponte un polvo muy claro sobre el hueso del tabique nasal, y otro más oscuro y mate, justo en los laterales. 

Tu corte de pelo: Lo mejor es dejar libre la línea de la frente y las mejillas, aumentando el volumen en la parte superior de la cabeza y dejar un poco de longitud, hasta las puntas, para que la base de la cara se enmarque.

Michel Meyer te recomienda que, además, evites los flequillos. Las rayas al medio funcionan muy bien si tienes los pómulos acentuados y, si la ocasión lo requiere, apuesta por los moños y evita un cráneo plano. 


El cuello corto se estiliza

potencia tus defectos• Estira el cuello y la cabeza hasta el infinito, como si un hilo imaginario estuviera tirándote constantemente desde el cielo. 

Rectifica tu postura: Aprieta los glúteos, mete la tripa, baja los hombros y proyecta la cabeza ligeramente hacia atrás, como si quisiera volver al mentón. Y a la hora de andar, la alineación de la columna debe ser perfecta.

Recuerda que debes caminar con los codos y las palmas de la mano en la parte posterior de la espalda, intentando juntar los omóplatos. Así, no solo sacarás pecho, sino que automáticamente estirarás el cuello y mantendrás la cabeza alta.

Te favorecen: Los escotes en forma de V y los collares, cuanto más largos, mejor. Las gargantillas muy pegadas al cuello y especialmente las de muchas vueltas o muy anchas son perfectas para las mujeres jirafa –que no es tu caso– así que no caigas en la tentación por mucho que te gusten.

Tu corte de pelo: Cristina Cebado, de los Salones de peluquería Cebado, recomienda a quienes tienen el cuello corto que "eviten los cabellos largos o medios porque todavía lo acortarán más". Sus dos propuestas: 

Corto: solo apto para las más atrevidas, nada mejor que un cabello muy corto, con la nuca en pico y jugando con los largos de patillas y flequillo.

• Medio-corto: la media melena a ras de mandíbula, ligeramente más larga por la zona posterior de la nuca. 


Fuente: Hoymujer
Hits: 2037
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

busy